viernes, 19 de mayo de 2017

Master of None, la joya inesperada de Netflix



De nuevo haciéndole publicidad gratuita a Netflix. Qué le voy a hacer. Si es que a mí cuando me gusta algo, me entrego.

Llegué a 'Master of None' por casualidad. Creo que Netflix me la recomendaba después de haber visto 'Love Sick' (bastante buena) y la genial 'Please like me'. Me gustan este tipo de series que, como 'Friends', la diosa del Olimpo en este campo, no hablan de nada particular pero hablan de todo al mismo tiempo.

Y 'Master of None' es así. Esta comedia sencilla y sin pretensiones, protagonizada, escrita y dirigida por Aziz Ansari, consigue crear un universo totalmente identificable para cualquiera que ronde la treintena y, sin quererlo, se plantee de alguna forma su existencia. Los millenials, supongo. 

Con un sutil sentido del humor, la serie nos cuenta la vida de Dev Shah, un actor en ese momento de transición que se pregunta cuándo encontrará su sitio en el mundo. 'Master of None' nos cuenta cosas de lo más mundanas, como qué significa amar en tiempos de Tinder, comprobar que tu trabajo no es aquello que esperabas o ver cómo tus amigos se casan y tienen hijos mientras tú no sabes si te apetece seguir viviendo con quien vives.

Pero al mismo tiempo, y con una maestría asombrosa y un lenguaje muy cinematográfico -comedia de autor, que lo llaman-, Ansari saca otros temas como el racismo (dos actores indios en una misma serie convertiría al show en una serie "para indios"), el sexismo, la vejez, la soledad o la religión. Pero lo hace sin dramas ni juicios morales, sólo exponiendo la situación, mostrando que está ahí aunque no sepas la solución. Como la vida misma. 

Con sus dos temporadas, la serie consigue que nos encariñemos de este hombre corriente que hace de su ciudad (Nueva York primero, Módena después y más tarde otra vez la Gran Manzana) un personaje más de la historia. Aziz Ansari sabe lo que se hace, sabe lo que te quiere contar y sabe, además, que lo vas a entender, porque te ha pasado, porque te está pasando. 

Por eso me gusta tanto esta serie: porque es como un milagro. Es como un milagro que alguien haya puesto la pasta encima de la mesa para crear un producto que no va sobre ninguna historia trepidante, sino sobre lo que significa estar vivo y ser joven en nuestra era. Y encima, el resultado no sólo es bueno, sino que es aire fresco: innovador, diferente, divertido y bonito. Que le hayan dado el Emmy a mejor guión de comedia es sólo un detalle.

Pues eso, que una vez más, soy fan. Y que quiero ya la temporada tres. Vamos Aziz, majo, ponte a escribir. 

pd: y como ya hice con '13 reasons why', os pongo un temazo que he descubierto gracias a la serie. ¡Me encanta!

1 comentario:


  1. Hi, I wish for to subscribe for this webpage to get most recent updates, therefore where can i do it please help. google mail sign in

    ResponderEliminar