lunes, 20 de marzo de 2017

Más empatía por favor



Hoy he leído este artículo en Twitter. Según he visto, ha sido publicado en 'Socialismo libertario'. Al leerlo no he podido evitar coger el móvil y volcar en él todas las cosas que me vienen a la cabeza al hablar sobre este asunto. No es esta una réplica a este artículo concreto, ni espero que así lo entienda su autora, ya que esta misma opinión la he leído más veces en otros medios. Lo de aquí es un comentario general sobre lo que percibo en este debate que últimamente parece haber saltado a la palestra. Así pues, allá voy:

Para empezar, parece ser que algunas personas olvidan que cuando se habla de la gestación subrogada estamos hablando de seres humanos. Esto afecta a personas reales de carne y hueso a las que este tema les toca directamente de una forma muy profunda, así que, en general, creo que algo más de respeto y cariño para acercarse a su realidad no estaría mal.

Segundo: estoy muy pero que muy cansada de las mujeres que se dedican a repartir carnets de feministas al resto. Que por cierto, ¿quiénes son las feministas? ¿Feminista no es cualquier persona, hombre o mujer, que crea en la igualdad? ¿O es necesario militar en algún partido o sindicato feminista para poder autodenominarse feminista? Porque si es así, que me avisen. 

Y es que leyendo estas cosas, una se pregunta: ¿qué nivel de feminismo tendré yo convalidado? ¿Un C2? ¿Un C1? Tras las campanadas de este año defendí el derecho de Cristina Pedroche a vestir lo que le diera la real gana para hacer su trabajo, por lo que quizás mi estatus feminista haya bajado tras mis opresoras palabras. ¿Debo de tener miedo ahora a ser degradada de nuevo según los parámetros oficiales del feminismo por defender que no todo es negro o blanco en esta cuestión, y por decir que estoy muy harta de que, una vez más, a las mujeres se nos diga qué podemos o no podemos hacer con nuestro cuerpo?

Pensar que toda mujer u hombre que recurre a la gestación subrogada es un espécimen perfecto de la maquinaria del patriarcado, un aburguesado explotador de chicas sin recursos que ceden sus vientres para poder salir adelante aún a costa de su estabilidad física y psicológica es desconocer la realidad y ser muy pero que muy simplista. Y esa actitud deliberada hace daño a mucha gente.

Que existe la explotación es seguro. Que existe la mala fe, también. Que existen clases en este mundo y que con dinero se llega antes a todas partes está clarísimo. Pero tampoco es menos cierto que las mafias surgen allá donde no hay ley, y es por esto que una norma que proteja y dé seguridad a todas las partes es la mejor opción.

Quienes recurren a la gestación subrogada no son parejas buscando la pureza de la sangre en forma de vástago que gestar en el vientre de una pobre mujer, son personas cumpliendo su deseo de ser padres o madres. Simple y llanamente. Que a algunos este deseo les parezca algo nimio, o una tontería cursi a la que deben renunciar porque "a veces la naturaleza no quiere" es injusto y egoísta.

Averiguar por qué cada padre se decanta por una u otra opción es algo que ni a mi ni al resto del mundo le corresponde juzgar. Y por cierto: las adopciones no son gratuitas ni fáciles. Son una opción perfectamente legítima y que no veo por qué debe de competir con otros procedimientos, pero son también un proceso con muchísimo desgaste emocional al que no todo el mundo puede acceder. Y lo de nombrar a los refugiados para desacreditar una vía de ser madre o padre me parece sencillamente asqueroso.

Si de verdad se quisiera tener un debate serio sobre este asunto, estaría bien dejar de mezclar churras con merinas e informarse un poco, y saber que existen fórmulas que a día de hoy funcionan para evitar el sombrío paisaje que algunos pintan sobre este tema, que sin duda existe en ciertos lugares y que debe ser perseguido.

En California, por ejemplo, la gestante ya debe de haber sido madre para poder gestar el bebé de un tercero, y además debe tener un nivel socio económico medio-alto para someterse a este proceso. En otros países como Canadá, la explotación se evita eliminando la contra prestación económica. Y sí, en Ucrania, India o Tailandia es todo un desastre, pero precisamente por eso es necesaria una regulación.

No soy ni mucho menos una activista de la gestación subrogada. Les aseguro que hay muchas banderas que enarbolaría antes que esta (la del feminismo sin ir más lejos), pero me enerva que una vez más me digan qué puedo o no hacer con mi cuerpo y mi inteligencia, y que encima para justificarlo me cuenten la milonga de que es por mi bien.

Si una pareja o una persona soltera quiere tener un hijo pero no puede gestarlo y encuentra a un mujer que está dispuesta a hacer eso por ellos, haya o no dinero de por medio, no veo cuál es el problema si todo se hace de forma legal, respetuosa, sana y de mutuo acuerdo.

Me encantaría que no nos dedicásemos a lanzarnos unos contra otros y pudiéramos hacer algo por la felicidad de muchas personas para las que este tema es importante. Un poco más de empatía y menos ganas de juzgar las acciones ajenas, lo sentimientos que desconocemos y las angustias que no hemos vivido no nos vendrían nada mal. En general.

2 comentarios:

  1. Sobre este tema de la Gestación Subrogada vamos a oír hablar durante mucho tiempo. Esperemos que no se tarde en tener una legislación que evite que las personas que recurren a esta técnica no tengan que desplazarse a otros países y recurrir a gestantes que sí pueden ser explotadas.

    ResponderEliminar

  2. Ahaa, its nice conversation about this article here at this website, I have read all that, so at this time me also commenting here. yahoo mail login

    ResponderEliminar